Insólito: venden por $15.000 monedas argentinas de $1 porque tienen un error ortográfico acuñadas en el gobierno de Menem - El Federal Online

Monedas argentinas de $1 que fueron acuñadas en el año 1995 en Inglaterra se han convertido en un tesoro para coleccionistas por un error ortográfico. Ocurre que en su reverso en lugar de decir “Provincias del Río de La Plata” se puede leer “Provingias” con la letra ge en lugar de la ce.

Gracias a este insólito error, dichas monedas hoy se ofrecen en Mercado Libre por precios que llegar hasta los 15.000 pesos por unidad.

En tanto, en el sitio especializado Numismática ArgCollectibles se vende un blister completo con 10 de esas monedas por USD 50 (unos $9.200 al tipo de cambio no oficial)

También se pueden hallar algunas en la plataforma eBay, donde se las puede comprar por USD 6 ($1.104) o USD 12 ($2.208) por moneda.

Si bien, las monedas con errores siempre son valoradas generalmente suelen ser muy escasas y en este caso todavía hay muchas en circulación.

De acuerdo a la información oficial, el Gobierno argentino —durante el gobierno de Menem— encargó la acuñación de 56 millones de monedas de un peso a Inglaterra y las autoridades recién advirtieron el error cuando llegó el cargamento.

La Casa de la Moneda inglesa aceptó el error pero las monedas debían comenzar a circular así que finalmente llegaron a las manos de los argentinos.

Joaquín Masalles (76), Coleccionista y empresario de la Numismática (colección de billetes y monedas) y la Filatelia (colección de estampillas).

“En la numismática nacional del siglo XX sin dudas el error más emblemático es el de la moneda de 1 peso 1995 ProvinGias. El error ortográfico fue detectado a poco de salir las piezas a circulación cuando una parte significativa de la partida ya había sido enviada a los bancos. Por unos días, la noticia copó los medios de comunicación, debido a lo burdo del error y llegó a informarse erróneamente que el Gobierno iba a recambiar las monedas a un valor mayor al nominal para quienes las devolviesen a los bancos”, explicó el especialista Ariel Dabbah en su libro “Errores de acuñación en la moneda nacional (1881-2016)”.

“En el año 2011, la economía adoleció el faltante de monedas en circulación y esto generó un incordio entre los ciudadanos que aún las requerían por ser el medio excluyente de pago en transportes públicos. Ante esta situación, el Banco Central, decidió poner en circulación el resto de la partida de aquellas monedas que aún se atesoraban en las bóvedas de la institución esperando destino de destrucción”, agregó en el libro.

Los Andes

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.