Juicio por el caso de Fernando Báez Sosa: el estremecedor video que se pasó en la sala y complica a los imputados - El Federal Online

En el segundo día de audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, se proyectó un nuevo video del ataque que complicó la situación de tres de los imputados: Máximo Thomsen y los hermanos Ciro y Luciano Pertossi. El clip muestra el momento en que el joven de 18 años es salvajemente golpeado a la salida del boliche “Le Brique”, en Villa Gesell.

“Fue el que más tiempo golpeó a Fernando”, aseguró un amigo de Fernando que se presentó como testigo, Lucas Filardi, sobre Thomsen durante la audiencia llevada a cabo en el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Dolores. “En un momento vi un bullicio y vi que a dos de mis amigos los sacaban afuera. Fer tenía la remera rota”, recordó.

Las imágenes del video son escalofriantes. Se trata de una grabación tomada a pocos metros del ataque, cuando empiezan a golpear con el puño al joven estudiante de Derecho hasta dejarlo tumbado en el piso. Acto seguido, el grupo le asesta varias patadas hasta dejarlo inconsciente, entre ellas la última ejecutada por Máximo Thomsen, quien habría terminado por matarlo. En ese instante sus amigos interceden para que no le sigan pegando e intentan levantarlo sin éxito.

En la sala de audiencias, los ocho imputados estiraron su cuello para ver la proyección, en especial Thomsen. Filardi se puso de pie a metros de los imputados para señalar y contextualizar dónde estaba él en el video. Luego, continuó actuando la pelea.

Durante el relato, a pedido de Fernando Burlando (uno de los abogados de la querella) Filardi se tiró al suelo para describir la caída inicial de la víctima, previo a la sucesión de golpes que precipitaron su muerte.

Consultado sobre quién le pudo haber pegado a Fernando, afirmó: “En su momento, en mi declaración (no sé si me puedo referir a ella) pude identificar a alguien por cómo estaba vestido. Ahora no me acuerdo, pero por la forma de la cara y el cuerpo, en base al video que veo ahora, es Luciano Pertossi”.

Lucas Filardi, uno de los amigos de Fernando Báez Sosa que declaró hoy
Lucas Filardi, uno de los amigos de Fernando Báez Sosa que declaró hoy

Los testimonios en el segundo día del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa

El primer testigo de hoy fue Oscar Rossi, papá de Julieta Rossi, novia de Fernando, quien recordó cuando su hija le avisó lo que había ocurrido y vio el cuerpo del joven en la morgue.

“No le deseo eso ni al peor animal en el medio del campo. A ningún papá le deseo ver a Fernando acostado y esperando que lo ingresen a un cajón“, expresó ante los jueces, al tiempo que aseguró que su hija “no está preparada para enfrentar el debate” y “todo lo que vivió”, razón por la cual hoy no se presentó a testificar.

Filardi, por su parte, fue el primero de los amigos en declarar. “Sé que Thomsen le pegó, yo diría que en el pecho; el que me sacó a mí (por Luciano Pertossi) es el que estaba pegando patadas en el costado de la cabeza y el resto de los agresores no lo recuerdo”, dijo.

Juan Bautista Besuzzo, el segundo amigo en testificar, identificó a Comelli como el primero de los rugbiers en atacar a Fernando.

“Si tuviese que decir (quién golpeó primero) es Enzo Comelli (…) lo reconocí en rueda y por cómo estaba vestido” en los videos, dijo el joven, quien a continuación describió que ese rugbier fue quien le dio a Fernando “uno de los primeros golpes y lo dejó arrodillado” y luego Thomsen le dio “tres patadas en la mandíbula”.

Fernando Burlando, abogado querellante en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa. Hoy pidió la proyección del estremecedor video que muestra el desenlace final

Fernando Burlando, abogado querellante en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa.

Los dos jóvenes coincidieron en que el conflicto se inició adentro de “Le Brique”, cuando había mucha gente y se produjo un roce entre los rugbiers y otro de los amigos del grupo, Julián García, aunque los encargados de seguridad sacaron a la calle a Fernando cuando se acercó a separarlos.

Sobre esa situación, Filardi recordó que cuando le preguntó a Fernando qué había pasado, él le respondió: “Le pegaron a Juli, les dije que paren y ahí se ensañaron conmigo”.

También Besuzzo contó que Fernando le dijo que él no había hecho nada, sino que se acercó para tratar de separar cuando vio que agredían a Julián y lo tomaban del cuello.

“La sensación en el momento fue que el ataque fue hacia Fernando y que cuando cualquiera de nosotros quiso impedir esto, nos sacaron, no nos dejaron poder ayudarlo“, describió ese testigo.

Luego recordó que él gritó “paren, paren” y recibió “una piña que no esperaba”, que lo “descolocó”, por lo que cruzó la calle y pidió ayuda a los patovicas, quienes “no respondieron”.

El tercer testigo en declarar fue Santiago Corbo, quien identificó a Ayrton Viollaz como uno de los rugbiers que “estaba entre el grupo donde estaba Fernando” mientras lo golpeaban y que no permitía que nadie se acercara a ayudarlo. Además, aseguró que lo oyó gritar a modo de arenga “¿y ahora qué, ahora qué?”.

Julián Lucas García, a su turno, declaró que él estuvo con Fernando y otros amigos en el VIP del boliche hasta las 4.15 y que luego le pidió a Besuzzo que lo acompañara al baño, ubicado al otro lado de la pista.

“Empezamos a cruzar. El boliche estaba lleno, había que ir pidiendo permiso y en un momento cerca de una barra lateral, ahí un grupo de chicos empieza a decir ‘paren de empujar’ y lo veo venir a Fer y Tomás D’Alessandro (por otro de los amigos)”, relató.

Los ocho imputados escucharon todos los testimonios en su contra

Los ocho imputados escucharon todos los testimonios en su contra

Y continuó: “Ahí siento que me pegan una cachetada en la nuca, y Fer y Tomás tratan de separar. Yo sigo para el baño, no sentí que pasara nada, con total normalidad.”

García explicó que recién cuando estaban saliendo del boliche se enteraron que habían sacado del local a Fernando, ante lo cual, decidieron salir también.

“Cruzamos la calle, enfrente estaba Fer con dos amigos. Estuvimos hablando unos pocos minutos de lo que había pasado, no lo veíamos como nada grave e incluso Fer se había ido a comprar un helado“, relató.

Según García, en esas circunstancias, vio a “cinco o seis personas” con intenciones de pegarles y diciendo “a ver ahora que estamos afuera”.

“A mí me dan un golpe en la parte del oído, me desconcierta un poco, cruzo la calle a la parte de Le Brique, me quedo un poco desconcertado. Pedí a los patovicas si podían cruzar a ayudarnos y cuando vuelvo Fer ya estaba en el piso y no respondía“, concluyó.

Máximo Thomsen, Blas Cinalli, los hermanos Luciano y Ciro Pertossi; su primo Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Ayrton Viollaz y Matías Benicelli son los ocho rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa. La causa quedó caratulada como “homicidio doblemente agravado por alevosía y por concurso premeditado de dos personas o más”, el cual fue perpetrado la madrugada del 18 de enero de 2020.

El juicio se desarrolla en el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Dolores de Dolores y se estima que las audiencias se prolongarán durante 22 jornadas con una lista de 177 testigos.

Fuente: con información de Télam, Infobae y La100

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *